BUSCAR

SEYCHELLES, en el corazón verde del índico por Sergi Reboredo

SEYCHELLES, en el corazón verde del índico por Sergi Reboredo

Situadas al este del continente africano, las islas Seychelles poseen el encanto de la naturaleza salvaje. Recorremos algunas de sus islas más sugerentes a bordo del Pegasus, un crucero con mucho encanto.

Guarida de comerciantes árabes y escondite de piratas, las Seychelles, al este de África, emergen a los ojos del visitante como la gran explosión de vegetación salvaje del Índico. Descritas frecuentemente como el Jardín Original del Edén por sus cocos de mar de palmeras de tallo masculino y fruto femenino, estos parajes, de playas blancas con murciélagos enormes, se muestran como un paraje indómito, de postal, un lugar en el que todos soñamos con visitar alguna vez.

Una buena opción para conocerlo a fondo es embarcarnos una semana en el “Pegasus” de la naviera Variety Cruises, un crucero renovado en el 2016 y con capacidad únicamente para 44 pasajeros distribuidos en 21 camarotes. Ya se sabe, viajar en crucero puede ser una experiencia de lo más cool o, en cambio, de una cutrez absoluta, y en este caso el estilo y la clase están garantizados.
La aventura comienza al llegar a Mahé, la más grande de las 115 islas que componen el archipiélago. Antes de embarcarnos, conviene visitar los lugares más emblemáticos de Victoria, su capital. Destaca, en otros, el mercado, el templo hindú, la Catedral anglicana de St. Paul y la Torre del Reloj construida en 1903 en honor a la reina Victoria.

Aunque son independientes de Gran Bretaña desde 1976, aún quedan costumbres heredadas que se entremezclan con el sabor del estilo criollo, con sus gentes ataviadas de colores chillones y la mezcla de razas, árabes, indias, europeas y africanas en una población que alcanza los 95.000 habitantes. Resulta curioso recorrer sus casas de estilo colonial en madera y tonos pastel, que hoy conviven con las nuevas edificaciones criollas.

La primera parada es la Isla de St Anne, donde se pasa la noche. Este enclave, fue el primer Parque Nacional Marino del Océano Índico. Al día siguiente se parte rumbo a la Isla de Curieuse. Antaño esta isla fue una colonia de leprosos, pero hoy en día se ha convertido en el hogar de unas 300 Tortugas Gigantes de Aldabra. Nadie se va del lugar sin su correspondiente selfie, aunque hay que ser respetuosos con ellas y no tocarlas demasiado.

«Las playas de Curieuse son también un paraíso para diferentes especies de tortuga marina»

Las playas de Curieuse son también un paraíso para diferentes especies de tortuga marina, fundamentalmente la tortuga laud que viene a desovar a esta isla, como lo hace también a la vecina isla de Cousin. Un sendero de 1,5 km bordea desde la playa hacia el norte hasta llegar a Anse Badamier donde se puede regresar al centro de investigación del proyecto de Conservación de las tortugas, próximo al punto de desembarque.
La vecina Isla de Cousin, siguiente parada, es un auténtico refugio para millones de aves. Es propiedad de la Royal Society for Nature Conservation, y está catalogada como reserva natural desde 1968. El toc-toc de las Seychelles, la tiñosa común, las fraterculas oscuras, los charranes rosados (uno de los símbolos de las Seychelles) y hollín, todas estas aves encuentran su paraíso en Cousin, que también es el refugio de guecos y de tortugas gigantes.

Para preservar el delicado equilibrio de este patrimonio natural de excepción, las autoridades de las Seychelles limitan el acceso a la isla, accesible solo por las mañanas de lunes a viernes, a un número limitado de turistas, entre los que se encuentran los pasajeros del Pegasus.

A Praslín, hogar del papagayo negro, se llega en el tercer día de navegación. En esta isla destaca sobre todo la Reserva Natural del Valle de Mai, declarada Patrimonio de la Humanidad. El recorrido se realiza en una hora y es como un brote de explosión salvaje. La naturaleza almacena, en medio de un aroma agreste, árboles milenarios de formas perplejas. El sol apenas penetra en la maleza, por lo que las sombras de la gigante selva impresionan nada más llegar al valle. En sus palmeras crece el coco-de-mer, un fruto poco común, con forma de pelvis femenina y sinónimo de las islas Seychelles. No en vano, su silueta es la que se estampa en el pasaporte nada más llegar al país.

En el mismo Praslín se ubica la playa de Anse Lazio, considerada como una de las más bonitas del mundo. Sus formaciones rocosas hacen que sea única y espectacular. Hay que recorrerla hasta llegar al final, donde se ubica la cala más bonita. Comienza con un amplio arenal que se va estrechando hasta alcanzar una piscina natural perfecta para snorkel.

«Sus formaciones rocosas hacen que sea única y espectacular. Hay que recorrerla hasta llegar al final de la playa, donde se ubica la cala más bonita»

Al día siguiente tomamos tierra en la Isla de Aride, otra reserva natural que alberga gran cantidad de aves y en la que destacan sobretodo sus acantilados. Algunos de ellos llegan a los 150 metros de altura. Un sendero bordea la isla, que está totalmente deshabitada. En este paraje crece la gardenia de Wright, endémica de esta isla.

En el quinto día de navegación se llega a la Isla Felicite. Que se llame de esta manera ya augura un buen comienzo. Sus aguas son cristalinas y la naturaleza que la rodea todavía se conserva en estado puro. Muchas tortugas marinas merodean por la costa, por lo que hay muchas posibilidades de hacer snorkeling acompañado por ellas. La isla también es el enclave elegido por la cadena hotelera Six Senses para establecer su hotel. Se trata de un edén, un lugar de ensueño. Fue diseñado por el galardonado arquitecto Richard Hywel Evans del estudio RHE en Londres, creando un complejo de arquitectura contemporánea e interiores que se complementan con el ambiente y entorno de la isla, usando tanto para la construcción como para el mobiliario de la misma un uso controlado del color y del movimiento, de líneas sencillas y limpias, todo de acorde con la flora y fauna de colores vivos que caracteriza el lugar.

Las habitaciones, de casi 200 metros cuadrados, son increíbles. Todas tienen vistas al mar y una piscina privada, además de otros lujos al alcance de muy pocos. En cuanto al aspecto gastronómico, el resort cuenta con una selección de bares y restaurantes donde poder degustar los mejores productos locales provenientes de huertos ecológicos, de influencia africana, inglesa y francesa, todo en un ambiente relajado y distendido. En fin, estamos hablando del mejor hotel de las Seychelles.

El día antes de regresar a Victoria lo pasamos en La Digue. Aquí el tiempo parece haberse detenido. No circulan los coches, sólo bicicletas y algún que otro carrito de golf. Esta isla, está protegida por arrecifes de coral, y las masas de gigantescas rocas que bordean su costa. En este paraje se encuentra la playa de Anse Source d’Argent, que quizás sea la bonita del mundo. Atravesando una hacienda donde aún se cultiva la vainilla y se hornea el coco para convertirlo en copra y extraer su aceite, se llega a esta playa, en la que las rocas de granito caprichosamente pulidas parecen monolitos caídos de alguna secuencia de La Odisea del Espacio. Un sueño que es relativamente asequible (más de 4.000 españoles pisaron esa fantasía el pasado año); porque invadir la infinita pureza de las islas exteriores como el atolón Aldabra sigue siendo un sueño imposible de hacer realidad.

GUIA PRÁCTICA
Con Condor a Seychelles. La aerolínea alemana fundada en 1956 ofrece hasta dos vuelos semanales a las Islas Seychelles desde Barcelona,Madrid, Bilbao, Valencia, Sevilla y Palma de Mallorca con una cómoda escala en su hub en Frankfurt. Una vez en Mahé, la mayor de las islas, se ofrecen vuelos a Praslin, la segunda isla en tamaño del archipiélago. Servicio de calidad, calidez y confort son carta de presentación de los vuelos de larga distancia de Condor. Su red está formada por más de 100 destinos internacionales. En 2018 inició operaciones a Phoenix, que se unió al amplio abanico de destinos en EE .UU ., y desde noviembe de 2019 vuela a Kuala Lumpur, en Malasia. www.condor.com/es.

CLIMA
Las estaciones de las Seychelles están definidas por el principio y el final de los vientos del sudeste, que normalmente soplan de mayo a octubre. El resto del año, las islas reciben la visita de los monzones, con sus lluvias, especialmente en enero. Es en Mahé y en Silhouette donde más llueve. Enero es el mes más húmedo, mientras que julio y agosto son los más secos, pero cada mes la temperatura fluctúa entre los 24° y los 31°C, y la humedad gira en torno al 80%.

DONDE DORMIR
Six Senses Zil Pasyon. www.sixsenses.com Felicité Island. Six Senses fiel a su filosofía de crear experiencias excepcionales en lugares de increíble belleza, y siempre con la responsabilidad medioambiental, cuenta con el Six Senses Zil Pasyon, un resort formado por 28 lujosas villas y 17 residencias privadas en la isla Felicité. Cada una de las villas (las hay hasta de 4 tipos diferentes) ofrece gran privacidad, espacio y comodidad al estar situadas en un amplio terreno, rodeadas de vegetación tropical, con vistas al mar y a una piscina privada. Hay villas de uno o dos dormitorios que van desde los 200 metros a los 500 metros cuadrados, con todas con las comodidades para conseguir una estancia inolvidable. Precios entorno a los 1860 euros la noche.

MÁS INFORMACIÓN
Variety Cruises: www.varietycruisesspain.com
Six Senses Zil PaPasyon. www.sixsenses.com
Oficina de Turismo. www.seychelles.travel

Compartir:

También te puede interesar

Utilizamos cookies para mejorar la experiencia del usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.
ACEPTAR

Aviso de cookies