Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Charnela, la coqueta tabernita gastronómica de Ponzano protagonizada por los mejillones en todas sus versiones.

Sus artífices, Alejandro y Victoria, animados por la gran acogida, ya planean abrir una segunda sede de Charnela en la capital.

Desde que Charnela abriera sus puertas, hace ya cinco años, no ha cesado de cosechar una fiel clientela que continúa en aumento. Su calurosa acogida por parte del publico madrileño ha animado a sus fundadores, el joven matrimonio compuesto por Alejandro Yravedra y Victoria Mántaras, a continuar su expansión abriendo próximamente un segundo restaurante con el mismo concepto. Una divertida mejilloneria donde comer francamente bien a precios más que razonables.

En su carta, el protagonista indiscutible es el mejillón, en distintas elaboraciones, pero, además, nos deleitan con formidables ostras y los mejores productos de temporada. Una carta dinámica y apetecible que resulta ideal para compartir con amigos, en pareja o en familia, y es que Charnela es uno de esos locales donde siempre nos hacen sentir como en casa.

Un coqueto y animado local ubicado en el corazón de Chamberí, más concretamente en el número ocho de la madrileña calle de Ponzano donde podremos saborear una divertida colección de platos que destacan por su calidad y sabor.

Su nombre, Charnela, hace alusión a esa articulación que une las dos conchas del mejillón.

Un molusco que como nos han demostrado en su apetecible carta destaca por su versatilidad. Originales recetas que nos adentran en la esencia de Charnela mientras coleccionamos bonitos momentos alrededor de cualquiera de sus coquetas mesas.

Nuestra comida en Charnela arrancó con su rico aperitivo de paté de mejillones casero. Un formidable comienzo que dio paso a unas riquísimas gildas que preparan aceituna manzanilla, anchoas, piparras y un delicioso AOVE de la mejor calidad.

Continuamos con unas impresionantes ostras francesas fine de Claire N2 que nos enamoraron el paladar antes de pasar a probar su espectacular tomate rosa de Barbastro aliñado con una original vinagreta dulce y una divertida sal negra que preparan ellos mismos. Una delicia en toda regla que dio paso al Charnelito.

Unos originales mejillones acevichados que hacen un cariñoso guiño a la cocina peruana. Tras viajar a Perú, tierra natal del chef de Charnela, proseguimos nuestra aventura con el sabrosísimo bocatín Charnelo que preparan con mejillones en escabeche, queso fundido, mayonesa de escabeche y rúcula. Un viaje al pasado que nos recordó esos inolvidables bocadillos de mejillones de cuando éramos niños.

No podíamos dejar de probar sus famosos mejillones Charnela que preparan con curry amarillo, nata y cebolla. Servidos en una bonita cazuela y acompañados de unas irresistibles patatas fritas caseras los disfrutamos de principio a fin, antes de pasar a probar una deliciosa pluma de cerdo ibérico con guarnición de pimientos confitados y chalota caramelizada.

De postre, nada mejor que saltarse la dieta con la exótica tarta queso con lúcuma. Un nuevo guiño a Perú que nos sorprendió muy gratamente y puso el broche final perfecto a nuestra velada en Charnela. Una parada obligada en Ponzano donde disfrutar de los mejores mejillones… ¡En todas sus versiones!

CHARNELA

Dirección: Calle de Ponzano 8. 28010 Madrid

Teléfono: 910 24 81 42

Web: http://charnelamadrid.com/

Ticket Medio: 35€

MAGAZINE

CONNECTA CON

LO + VISTO