‘DIGITAL NATIVE VERTICAL BRAND’, la clave del éxito para Hannun

Hannun, es una de las pocas empresas españolas que han hecho de su marca una “Digital Native Vertical Brand”, un modelo de negocio muy poco implementado en nuestro país, pero muy extendido en países como EEUU.

Las Digital Native Vertical Brand o DNVB, son marcas o empresas que han nacido 100% en el mundo online y han creado su propio canal de comercio electrónico. 

Gracias, en parte, a su modelo de negocio vertical que permite controlar desde los proveedores, hasta las materias primas o los envíos, la marca nativa digital, Hannun, consiguió aumentar su plantilla en un 150% el pasado 2020, uniéndose a ella profesionales con interesantes trayectorias que provenían de grandes compañías, y hasta multinacionales. Una situación que contrasta bastante con la de muchos establecimientos de carácter físico que, por desgracia, este 2020 tuvieron que echar el cierre para siempre. 


Otro de los grandes éxitos de la firma de muebles de diseño eco-friendly, gracias al modelo de negocio DNVB, ha sido facturar 5 millones de euros este 2020. Una de las claves ha sido su expansión a más de 30 países. Cabe resaltar que el modelo de compra está cambiando, estudios afirman que el 90% de los millenials usan redes sociales y pasan hasta 27 horas a la semana en internet. Y de ellos, el 63% está en contacto con las marcas a través de internet. “Se trata de un modelo de negocio que, aunque está creciendo en España, aún está poco explotado en nuestro país. No obstante, cuenta con una proyección muy positiva”, opina Joan Álvarez, CEO de Hannun.

En España, son muy pocas las firmas que apuestan por este modelo de negocio, en contraposición a EEUU, donde está más que extendido. La diferencia con un e-commerce normal es que la propia marca, como comentábamos antes, gestiona absolutamente todos sus recursos y procesos. De esta forma, trabajan codo con codo con su red de artesanos para sacar el máximo partido a esta alianza (en este caso muebles de calidad con materiales sostenibles), apuestan por la exclusividad (con lo que no hay dos productos iguales), y están muy enfocados y pendientes del consumidor final. Todo esto, sin intermediarios. 

En este caso el cliente tiene una relación directa con la marca a través de su canal online. Y, por otro lado, las marcas usan las redes sociales como escaparate donde venden y comparten su filosofía. Pero, el mundo online aún no lo es todo, y la firma estaría dispuesta a tener más adelante una localización física, donde los clientes pudieran vivir la experiencia Hannun de primerísima mano. Eso sí, su público será muy definido, una de las características principales de este tipo de negocio.

Poco a poco nos vamos haciendo eco de historias como la de Maurici Badía (fundador de Hannun), quien, tras varios chascos profesionales, decidió ponerse a fabricar muebles de madera para decorar un AirBnb, sin saber el éxito que eso le traería más adelante. Son historias que nos recuerdan a la del garaje de Sillicon Valley, y que ahora tienen lugar en nuestro país. 

Si algo sacamos en claro tras este reportaje es que las DNVB llegan para quedarse, su éxito no pasa desapercibido, y están transformando la cadena de valor. 

¿Te ha gustado este artículo?
Compártelo:

+DECO

TODO LO QUE NECESITAS SABER SOBRE ESTILO DE VIDA DIRECTO A TU MAIL

+ARTÍCULOS