Eva Gamallo: “El teatro nos ayuda a crecer como seres humanos”
Fotógrafo: Alfon García (@alfonfotografo)
Estilismo: Paytem Jean (@paytemjabe)
Maquillaje y peluquería: Yohani Blas (@yohablas.makeup)

Actriz que pese a su juventud presenta una extensa (e intensa) trayectoria, se podría decir que Eva Gamallo pasa por uno de sus mejores momentos profesionales.

Directa, sincera y extrovertida, esta actriz nacida en Suiza aunque de origen español y de educación cosmopolita, no para de crecer profesionalmente. Y es que tras participar en diferentes proyectos tanto audiovisuales como teatrales, a su fructífera carrera como actriz hay que sumar su más reciente incursión en el siempre complicado mundo del guión.

¿Qué recuerdas de la Eva que comenzaba en la profesión? Recuerdo a una Eva muy tímida y con mucha ilusión. Me fascinaba todo lo que podía romper cuando actuaba, como me explotaba la cabeza y el corazón cuando entraba en algún personaje, de alguna manera me sigue pasando esto, sigo viviendo la profesión con la misma magia que al principio, menos tímida, más segura y con la misma ilusión. Pero mirando hacia atrás, veo a una joven pequeñita enfrentándose a su vergüenza y con la capacidad de desdoblarse en cada personaje para ganar cada vez más confianza. 

¿Te imaginabas así el ser actriz? Cuando hablamos de la hora de interpretar y viajar con el personaje, sí. Luego con respecto a la profesión, en el camino fui aprendiendo a llevar la frustración y la decepción porque también forma parte del trabajo del creador. Como dice Elizabeth Gilbert, la frustración no es una interrupción del proceso, sino el proceso mismo. 

Es muy importante saber gestionar los intervalos de la profesión, yo me di cuenta que dichos momentos de frustración los huía y lo hacía viajando, cuando veía que la profesión no me estaba dando lo que  quería en ese momento, huía hacia delante y hacía un viaje, me «deslocalizaba» y lo que la profesión no me daba en ese momento, lo conseguía a través de los viajes, ya que me llenaba de experiencias y estímulos, así que el no trabajar como actriz no me dolía tanto, luego me di cuenta que hacía eso para esconderme de la frustración y no enfrentarme a ese proceso.

Estaría bien pensar ¿te apasiona lo suficiente esta profesión como para soportar los aspectos más desagradables del trabajo? Los noes, las esperas, la frustración, el desasosiego, la inestabilidad… Sino aceptas todo eso, sería ser artista con la mitad de tu alma.

¿Qué es lo que más te gusta de tu profesión? Me encanta desmenuzar el personaje, ver como varía desde que llega a mis manos hasta la propuesta final, cuando me llega el papel, me gusta leerlo varias veces y sacar impresiones de mi personaje, de los demás y de las situaciones, antes de ponerme a estudiarlo más a fondo, es un poco la idea de ir masticando poco a poco, para luego ya ir más a la palabra, a la acción, al subtexto, de repente sin darme casi cuenta empieza a formarse algo totalmente nuevo, lleno de vida, y ver cómo vas dando a luz esa nueva vida me parece increíble.

¿Y lo que menos? Las libertades que se toman algunas personas a la hora de amenazar a un personaje público, por el mero hecho de formar parte de esta profesión, ya sea por el trabajo, el entorno en el que te mueves o lo que a esa persona le gustaría vivir y no lo está haciendo. Hubo una persona que me estuvo amenazando por redes sociales, eran amenazas de muerte y bastante serias, obvio denuncié el acoso, aún así duró unos tres años. 

¿Tu mayor virtud? Mi curiosidad, mis eternas preguntas y mi escucha.

¿En qué crees que puedes mejorar? A la hora de enfrentarme a algunas situaciones tener menos pudor y ser más lanzada. Ir más a favor de lo que me ofrece ese momento.

¿Cuál sería tu proyecto profesional soñado? Me encantaría unir mis dos pasiones, trabajar como actriz y viajar, así que rodar fuera de España es un sueño para mí. Rodar en otro idioma, en un lugar totalmente diferente donde aprenda de la cultura del lugar, con actores de la zona, sería un verdadero placer.

Estas muy involucrada en el teatro infantil… ¿Qué crees que puede aportar el teatro a la educación? A todas las edades, el teatro nos ayuda a crecer como seres humanos, si ya lo hacemos a unas edades tan tempranas imagínate como puede ayudar en la educación y crecimiento de los más pequeños. Además de que son un público de lo más entregado, vienen con ganas de jugar, de aprender, de pasarlo bien, es un espacio magnífico para desarrollar sus mentes.

¿Puedes contarnos algo de tus proyectos? Ahora mismo estoy de gira con una versión de Celia Morán de la obra de teatro de Tirso de Molina «La villana de Vallekas», la obra de teatro infantil «Fabulosas travesuras» los fines de semana en los teatros luchana de Madrid, también estoy haciendo doblaje para dibujos animados y escribiendo guiones para un programa infantil de tve. A parte de estar participando en diferentes castings de teatro y audiovisual que nunca sabes donde te va a llevar. 

¿Te ha gustado este artículo?
Compártelo:

+DECO

TODO LO QUE NECESITAS SABER SOBRE ESTILO DE VIDA DIRECTO A TU MAIL

+ARTÍCULOS