Jesús Romero, nueva generación

Pese a su juventud, está considerado como una de las primeras figuras del panorama nacional e internacional del sector de la peluquería, con diferentes premios y menciones que avalan su trayectoria profesional.

Eres hijo y sobrino de grandes peluqueros, ¿Crees que la vocación llega desde la cuna? Sí, de niño ya asistía como público a innumerables shows, ateliers, cursos, etc.

¿Cuándo te iniciaste en la peluquería? Cuando tenía trece años, después del colegio me colaba en la academia que estaba debajo de casa. Un año más tarde, mi padre me puso una profesora particular, uno o dos días a la semana, durante un par de horas. Y a los 16, en cuanto terminé el colegio, entré en el negocio al 100%.

¿Cómo fue tu formación en peluquería?Comencé mi formación en nuestras escuelas. Un curso de dos años y medio de duración lo terminé en apenas un año. Después estudié durante seis meses en Chicago (EE UU) y, a continuación, estuve otros seis con el equipo técnico de Revlon en Barcelona y Madrid. Ahí aprendí todo en temas de color.

¿Cómo te definirías? Trabajador, sensato y realista. No me gusta mucho llamar la atención.

Entonces, ¿cómo te sientes cuando te presentan como una joven promesa de la peluquería? Siempre pienso ¡qué exagerados! No lo considero de esa forma, tengo 29 años y hago mi trabajo. Eso sí, agradezco siempre esos comentarios, interpreto que de alguna forma hacemos las cosas más o menos bien.

¿Cómo se hace peluquero Jesús Romero? En mi familia soy segunda generación junto con uno de mis hermanos y primos, lógicamente, es algo que hemos vivido desde pequeñitos, y aunque tenía otras inquietudes, decidí probar el mundo del la peluquería, el cual me atrapó y desde hace ya casi 20 años se ha convertido en mi día a día.

¿Qué dirías que ha sido lo mejor en tu profesión durante todos estos años? Tengo la suerte de poder decir que he realizado prácticamente cualquier labor que mi profesión me permite, he trabajado en unos 20 países diferentes hasta la fecha, muchas formaciones de forma constante a nivel nacional, sesiones de fotos, cursos, desfiles, jurado en eventos internacionales, labores de comercial, desarrollo y prueba de productos y un largo etcétera. Tengo la suerte de tener una larga lista de amigos de profesión por todo el mundo y quizás este es el punto que más valoro.

¿Algún momento clave en tu carrera? Resaltaría cuando Peluquerías Romero ganó el Global Business, porqué allí conocí al Sr. Otto Sommer, que me ofreció entrar en la Foundation Guillaume. Fui dos veces miembro oficial del equipo artístico de Intercoiffure Mondial creando colecciones y realizando 2 shows en París.

¿Qué significa para ti ser miembro del Fashion Team de la Foundation Guillaune? La Foundation Guillaume es la sección Junior de Intercoiffure Mondial, una asociación que brinda la posibilidad a jóvenes estilistas de todo el mundo de trabajar en los escenarios más importantes del mundo con los estilistas mas reconocidos. Formar parte de ese equipo es un orgullo y un privilegio.

Trabajo como formador, o estilista en un salón de peluquería, ¿con cúal de los dos trabajos te quedas? Los dos, es más, considero necesario como formador, no perder el contacto con el mundo real, con el trabajo en el salón. Se puede compaginar perfectamente la una con la otra, tengo mis clientas de hace muchos años que no quiero perder y al mismo tiempo disfruto formando a todos los niveles desde lo más básico a formación continua de profesionales.

¿En que consiste el trabajo de un estilista? Es un trabajo durísimo y con muchas responsabilidades. Un buen estilista, además de trabajar el cabello ha de saber asesorar, recomendar, ofrecer, crear, realizar… debe ser psicólogo, mantenerse en formación constante y estar al tanto de cambios e innovaciones.

¿Cómo defines tu estilo? Cada uno tenemos nuestro propio estilo. Supongo que el que realizo expresa como soy yo mismo. No soy de hacer tareas extremadamente extravagantes. Me gusta hacer trabajos que se vean bien y correctos.

¿Cuál es tu especialidad? No creo tener ninguna al 100%. Me gusta el tema de la formación, mostrar nuestras colecciones a profesionales y el mundo de las extensiones.

¿Dónde encuentras inspiración? He recorrido ya algo de mundo y aprendo mucho de otros profesionales. Ellos mismos me inspiran con sus técnicas y sus estilos. Pero, el principal, por supuesto, es mi padre Luis Romero, un gran pilar en mi vida junto con mi madre, que me han educado e inculcado muchos valores y de los cuales aprendo de forma constante.

¿Cuál es la base para ser un buen profesional? Hay dos pilares fundamentales: uno, que te apasione tu trabajo; y otro, tener la mejor formación posible, tanto personal como profesional. Trabajar con un buen método que te permita transmitir de forma correcta tu forma de trabajo a los clientes.

¿Cómo debe ser un peluquero moderno? Entiendo que ha de ser un profesional muy cualificado y “multitarea”. Hoy en día los salones demandan personal con experiencia y que sean capaces de cualquier labor. Hace un tiempo, cada uno tenía una función especial dentro de un salón. Hoy en día, esto está cambiando y cada vez son más los salones donde los estilistas realizan todas las labores.

¿Un buen corte hace milagros? Milagros no sé, pero sin duda ayuda. Un trabajo perfecto, en mi opinión, debe ir acompañado de algo de color que nos permita enfatizar y realzar más ese corte. También es importante también realizar el servicio con productos de calidad.

¿Cual es el secreto de tu éxito? Básicamente trabajo, trabajo y trabajo. Estar en el momento oportuno en el sitio apropiado. Saber en qué momentos debes renunciar a unas cosas para invertir tiempo en otras. Incluso, a veces, decir que sí aunque no apetezca mucho. La mayoría de las veces se obtiene recompensa.

¿Cuál es tu máxima? Una vez, en televisión, vi una entrevista que le hicieron al golfista ya fallecido Severiano Ballesteros poco después de superar una operación de un tumor, y si no me equivoco, dijo algo así: “creer en ti mismo y en el éxito convierte en alcanzable cualquier objetivo, por muy imposible que este parezca”. Se me quedó grabado en la mente y procuro llevarlo a cabo.

¿Qué es lo que más te gusta de tu profesión? Son muchas las cosas que me gustan: algo tan simple como el que una clienta te sonría al salir por la puerta, porque sabes que está contenta con tu trabajo, o tener que desplazarme al otro lado del mundo para hacer un show, una presentación o una sesión de fotos…

¿En qué se diferencia Peluquerías Romero de otros centros? Es una empresa familiar con mucha experiencia. Invertimos al año mucho dinero en la formación continua de nuestra gente, incluso dando clases de inglés con una profesora particular. Todo ese esfuerzo, entre otros, marca la diferencia con el resto.

¿Cuál es tu proyecto de futuro? De momento, y lo mas importante, el cambio generacional y continuación de la segunda generación en la empresa. Es hora de dar descanso a Luis y a Goyo. En el futuro espero seguir codo con codo con mi hermano Nacho, y mis primos Alicia y Pablo.

Para terminar… ¿Qué recomendarías a los jóvenes que desean seguir la profesión? El trabajo y el esfuerzo son siempre recompensados de alguna forma. A mí me ayudó mucho sentarme un día tranquilamente y escribir en un papel una serie de metas. Marcar una dirección en la cual trabajar y una fecha límite para conseguirlo. No siempre se sigue al 100%, pero ayuda. Yo marqué hace años unas diez metas para tenerlas realizadas de alguna manera a los 40 años. Y solo me faltan dos metas por cumplir. También, dicho sea de paso, he conseguido otras muchas que ni imaginaba. Empeño y esfuerzo, eso lo es todo. 

www.peluqueriasromero.es

¿Te ha gustado este artículo?
Compártelo:

+BELLEZA

TODO LO QUE NECESITAS SABER SOBRE ESTILO DE VIDA DIRECTO A TU MAIL

+ARTÍCULOS