La Alvaroteca, un magnífico referente gastronómico en Málaga

Su chef y propietario, Álvaro Ávila, galardonado por La Razón como mejor chef novel, nos sorprende en La Alvaroteca con una atrevida y excepcional propuesta gastronómica.

Ana S. Diéguez @intense_comunicacion
taberna-los-gallos-planta- superior

Desde que abriera sus puertas en 2013, La Alvaroteca no ha dejado de sorprendernos. El pequeño gran proyecto del carismático chef Álvaro Ávila, nos adentra en cada visita, en un seductor universo de sensaciones que jamás producen indiferencia.

Una propuesta gastronómica inclasificable. Atrevida. Arriesgada. Rompedora. Una grata sorpresa en la encantadora ciudad andaluza de Málaga, que hará las delicias de los paladares más intrépidos.

Con una sólida trayectoria profesional a sus espaldas, donde destacan referencias de la talla de Arzak, Ávila se animó hace ya casi una década a arrancar su primer proyecto en solitario. En La Alvaroteca, Álvaro deja volar su imaginación y el resultado son excepcionales bocados de alta cocina que nunca defraudan. Tradición y vanguardia convergen en la propuesta de La Alvaroteca, logrando un complicado equilibrio que desemboca en sublimes bocados que enamoran las papilas gustativas.

Ubicado en la malagueña calle de Gerona, nada más cruzar el umbral de La Alvaroteca, lo primero que nos llama la atención es su curioso interiorismo. El salón principal, bautizado como «el psiquiátrico» es una buena muestra de la locura creativa de su artífice.

Un concepto trasgresor donde Álvaro da una vuelta de tuerca a recetas de siempre, aportándoles un divertido toque vanguardista que se adapta perfectamente a la época actual. Una cocina con esencia propia, que plasma la evolución de este joven chef, que ha sido reconocido recientemente como mejor chef novel en la VI edición de los Premios Gastro&Cía de La Razón.

Un merecidísimo galardón que le llena de satisfacción y le anima a continuar su carrera en constante búsqueda de la excelencia.

Lo mejor cuando se visita La Alvaroteca, es sin duda, pedir la carta blanca y ponerse en manos de Álvaro para que nos sorprenda con una selección de platos que componen su carta. Una propuesta dinámica que vive en constante evolución para que cada visita sea única.

Nosotros, comenzamos disfrutando de un amontillado fresquito, un palomino fino For Long, que acompañamos de un colorido pan de calabaza que fue, sin duda, un formidable arranque. Seguimos con una exquisita esferificación de aceitunas, aliñada con un delicioso aceite Picual, que nos explosiona en boca adentrándonos en el seductor universo gastronómico de La Alvaroteca.

Mientras saboreamos semejante exquisitez, Álvaro nos sorprendió con un fantástico tartar de atún rojo de Almadraba con caviar Oscietra y regañá Don Pelayo de algas. En este caso lo acompañamos de un champagne joven Henri Verlaine, que contribuye a realzar el sabor del plato, logrando un maridaje difícilmente superable.

El gunkan de ortiguillas de mar con huevo de codorniz y jamón ibérico Dehesa de los Monteros que probamos a continuación, nos enamoró desde el primer bocado. Una auténtica joya gastronómica que no puede faltar cuando se visita La Alvaroteca, y que nos llevó a una sensacional Ostra de Normandía Nº2, aderezada con leche de tigre de coco y perlas de maracuyá. Una elaboración con un seductor toque de exotismo, que dio paso a una formidable tosta de arroz negro deshidratado con anguila ahumada alioli, ajo negro y salicornia.  Otro de nuestros imprescindibles de La Alvaroteca, que, sin duda, nos hará volver muy pronto.

Pasamos a degustar una receta de corte tradicional, los higaditos al Jerez con jugo de pichón y mostaza antigua. Un plato de siempre al que Álvaro consigue otorgarle un excepcional toque personal. Sabroso, equilibrado y delicioso, compartió protagonismo con la fantástica crema de caldillo pintarroja con buñuelo. 

Terminamos con una excelente ventresca de atún rojo de Almadraba con jugo concentrado, caramelo, ponzu de naranja y espuma de coliflor, que desembocó en el dulce momento del postre.

Nada mejor que dejarse tentar por Álvaro y probar los soberbios petit choux de avellana y el mini Bronte con mousse de pistacho y merengue. Aunque la gran sorpresa llegó con la espectacular seta con base de mousse de trufa blanca, toques de coco, chocolate, menta y frutos rojos, que hará las delicias de los paladares más golosos. 

La Alvaroteca, una experiencia gastronómica única. Diferente, atrevida, y, sobre todo acertada. Un restaurante que, sin duda, merece la pena conocer… Y que invita a VOLVER.

La Alvaroteca

Dirección: C. Gerona, 38 bis, 29006 Málaga
Teléfono: 680 62 52 14
Web: https://la-alvaroteca.jimdosite.com/

Precio Medio: 50€

¿Te ha gustado este artículo?
Compártelo:

+LIVING

TODO LO QUE NECESITAS SABER SOBRE ESTILO DE VIDA DIRECTO A TU MAIL

+ARTÍCULOS