Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Latxaska Etxea, el formidable txoko vasco de Legazpi.

Una propuesta gastronómica tradicional protagonizada por la calidad, el sabor y su icónica parrilla de encina.

Emplazado en los aledaños del matadero de Madrid, nos aguarda un formidable rincón gastronómico con una excepcional cocina vasca. Nos referimos a Latxaska Etxea. Un excelente punto de encuentro para los amantes de la buena mesa que verán superadas con creces sus expectativas en cada visita.

Un concepto rotundo protagonizado por la calidad de las materias primas, dónde podemos comernos el País Vasco a bocados, mientras percibimos unos acertados guiños a la cocina mediterránea y divertidas pinceladas de innovación y vanguardia.

De su emblemática parrilla de encina salen a velocidad de vértigo formidables pescados y espectaculares carnes, a las que resulta imposible sacarles pegas.

Una propuesta de calidad protagonizada siempre por las sensacionales materias primas que elaboran con esmero y siempre con grandes dosis de cariño.

Su artífice, el encantador Máximo Alesanco, nos transmite la esencia de Latxaska Etxea y el brillo de sus ojos al hablar le delata.

Un apasionado de su profesión, que ha logrado plasmar un rotundo concepto gastronómico que está a la altura de los paladares más exigentes. A su lado el encantador gerente Carlos Pérez y el formidable chef Iñaki Rodaballo, complementan este gran equipo de profesionales que garantizan una fórmula equilibrada que nunca falla.

En nuestra primera visita a Latxaska Etxea, empezamos compartiendo un sensacional aperitivo. Una delicada cremita de legumbres con trufa, que nos condujo a su premiada versión de las tradicionales patatas bravas en versión Candy Crunch Brava (receta ganadora en Palencia Brava 2021),. Unos divertidos caramelos de patatas bravas, que son todo un espectáculo.

Continuamos con una refrescante ensalada de verdel, que elaboran con tomate rosa, manzana Granny Smith y cremoso de clorofila. Absolutamente brutal.

La atrevida copa de chips & ron que probamos a continuación, es una divertida receta que preparan con gelatina de ron, cremoso de patata, chipirón salteado y chip de remolacha. Un pequeño gran bocado, que denota sabor y saber hacer en una presentación que resulta de lo más instagrameable.

Seguimos con la sabrosísima costilla de cerdo y panceta con crema de garbanzos y patata crujiente con guarnición de patatas fritas caseras. Una delicia en toda regla que nos llevó directos al dulce momento del postre.

Llegados a este punto, no pudimos evitar pecar con su ya famosa tarta de queso. Sin duda, un broche final perfecto para una velada gastronómica absolutamente memorable.

Latxaska Etxea, un pequeño gran descubrimiento que nos sorprenden con una cocina vasca de altura.

Aromas, sabores y matices, que logran un perfecto equilibrio en todas las elaboraciones que componen su carta tienen la culpa de que nada más abandonar el local… ¡Ya estemos pensando en volver!

Latxaska Etxea

Dirección: Paseo del Molino, 8, 28045 Madrid

Teléfono: 915 27 10 67

web: https://www.latxaskaetxea.com/

Ticket Medio:

Restaurante: Entre 40 € y 60€

Tapas en barra: 20€

MAGAZINE

CONNECTA CON

LO + VISTO