Nagú, una atractiva propuesta gastronómica que nos seduce con un estudiado y acertado clasicismo renovado

La seductora carta de Nagú se complementa de maravilla con su amplia bodega que cuenta con más de una veintena de referencias.

Ana S. Diéguez @intense_comunicacion
taberna-los-gallos-planta- superior

Ubicado a escasos del mítico Wizink Center, en una zona de Madrid que hace gala de una considerable actividad, nos topamos con Nagú. Un coqueto restaurante donde no hay lugar para las prisas ni el estrés. Un encantador espacio que hace gala de una ansiada tranquilidad y sosiego, que nos ayuda a desconectar del frenético ritmo urbanita al que desgraciadamente nos hemos acostumbrado.

Un bonito y amplio local de dos plantas, decorado en tonos neutros donde el tiempo fluye a otro ritmo y donde el disfrute está siempre garantizado. Su nombre, Nagú, hace alusión a una remota población finlandesa que se caracteriza por su frondosa vegetación y sus maravillosas aguas transparentes. Con Nagú, el Grupo Lugali ha querido traer a Madrid la filosofía de vida de esa recóndita población nórdica que valora tanto el tiempo en compañía de los seres queridos.

taberna-los-gallos-planta- superior

Con ese objetivo, desde 2018, este encantador restaurante nos recibe con los brazos abiertos, haciéndonos sentir como en casa, mientras disfrutamos de los apetecibles bocados que componen su propuesta gastronómica.

Al frente de los fogones de Nagú, el incansable chef Jaime Amador, elabora cada día con productos de primera calidad y grandes dosis de cariño, sensacionales recetas que nunca defraudan. Platos sencillos pero cuidados que alcanzan su punto óptimo cuando se complementan con los vinos de su selecta bodega.

En esta ocasión, empezamos saboreando unas riquísimas croquetas de jamón y unos sensacionales torreznos que dieron paso a unas originales gambas cristal con huevo. Continuamos con unas sabrosas berenjenas fritas con miel de caña que acompañan con un delicioso salmorejo. Una combinación original y muy acertada que nos conquistó de inmediato antes de probar el plato estrella de Nagú, sus insuperables mejillones con kimchi. Una receta sorprendente, sabrosa y deliciosa que genera adicción.

Antes de pasar al postre, probamos unos clásicos calamares en su tinta acompañados de arroz blanco. Un plato correcto y sencillo que nunca falla y que siempre se agradece.

Para terminar, disfrutamos de una cremosísima tarta de queso con confitura de fresas. El postre de moda por excelencia. En el caso de Nagú, aciertan plenamente con la textura, suave y delicada. La mejor manera de terminar.

Nagú, un precioso espacio que nos conquista con su acogedora decoración y con su apetecible oferta gastronómica. Una propuesta sencilla, honesta y de calidad, ideal para compartir. Un local con un encanto especial, donde se disfrutan plenamente esos momentos que nunca se olvidan, porque, al fin y al cabo, son los pequeños detalles aquellos que marcan la diferencia.

NAGÚ

DirecciónC/ de Fernán González, 2, 28009 Madrid

Webrestaurantenagu.es

Teléfono911 10 97 46

Precio Medio: 35€

¿Te ha gustado este artículo?
Compártelo:

+LIVING

TODO LO QUE NECESITAS SABER SOBRE ESTILO DE VIDA DIRECTO A TU MAIL

+ARTÍCULOS