New York para principiantes

Son tantos los lugares que merece la pena conocer en esta ciudad de cine, que elegir puede resultar un gran dilema.  Te proponemos que alternes algunos imprescindibles  con planes más originales, así podrás aprovechar  al máximo tus días en la Gran Manzana  sin que tu presupuesto se dispare.

Texto y Fotos: Sergi Reboredo

Un paseo por la Quinta Avenida.

Asistir a un musical en Times Square, subir al Empire State Building, ver la Estatua de la Libertad, plantarte ante tu cuadro favorito en el MOMA, contemplar un atardecer en Central Park, acudir a una misa gospel en Harlem, comer en una auténtica trattoria en Little Italy, probar un hot dog por la calle, cenar en un restaurante de moda en el Meat Packing District, perderte por las tiendecitas del Soho, regatear en Chinatown, cruzar el puente de Brooklyn, tomar una copa en las alturas, evocar las pelis más famosas en Central Station… ¡Hay tantas cosas que hacer en Nueva York…! Así que, asúmelo: no te daría tiempo a todo ni aunque vivieras allí una vida entera… Eso sí, si te haces con la CityPASS, la tarjeta turística que incluye la entrada gratuita a los monumentos más emblemáticos de la ciudad, todo te saldrá más económico. La tarjeta cuesta 132 US$ para adultos y 108 US$ para menores de 18 años.

Saluda a la Estatua de la Libertad.

Como se encuentra en Ellis Island, hay que coger algún tipo de barco para llegar hasta ella. Su visita está incluida en el CityPass, sino se recomienda comprarlo en la web de la empresa Statue Cruises. El tour cuesta 19,25 US$ hasta la base y 22,25 US$ si se pretende subir hasta la corona, aunque en este caso es necesario comprar la entrada con bastante previsión.   

Si no tienes un interés especial en subir hasta arriba y quieres ahorrártelos, puedes coger un ferry público desde The Whitehall Terminal en Lower Manhattan (4 South Street) dirección a Staten Island. Es gratis, sale cada cuarto de hora y el trayecto dura alrededor de 25 minutos. Si lo haces a la hora del atardecer, te llevarás unas fotos espectaculares del skyline de Nueva York.

De Museos.

No todo el mundo sabe que para acceder al Metropolitan Museum of Art, y conocer su colección de arte de todos los tiempos, no es obligatorio pagar nada (tan sólo se invita a hacer una “donación sugerida” de 25 US$ por persona. Esa misma cantidad es la que te costará la entrada al MOMA (Museum of Modern Art) para darte el mejor baño de arte contemporáneo de tu vida, salvo que vayas un viernes por la tarde entre las 16 y las 20 h. Entonces la entrada es gratuita, aunque tendrás que soportar las aglomeraciones.

www.metmuseum.org /  www.moma.org.

También te recomiendo visitar otros museos de reciente apertura como el Gullivers Gate, un universo en miniatura donde te sentirás como Gulliver en el país de los liliputienses. Cuenta con 300 escenarios que engloban paisajes de 50 países, y están conectadas por trenes, ríos, carreteras, teleféricos… Por supuesto, ¡todo en versión mini! El National Geographic Encounter, ubicado junto a Times Square, te muestra lo mejor de los océanos pero sin sacar de su entorno a los animales. Por ejemplo,  puedes ver ballenas a tamaño natural nadando al lado tuyo, puedes caminar sobre tiburones que pasan bajo tus pies, o incluso puedes estar completamente sumergido en una pelea de calamares gigantes en 3d.

Tours guiados por Central Park.

Si quieres enterarte de su historia y descubrir rincones especiales, súmate a los tours guiados por voluntarios neoyorquinos. Los recorridos duran entre una y dos horas y sólo se necesita reserva previa para grupos de siete personas. Si optas por pasear por tu cuenta, existe un mapa interactivo, guías en pdf y aplicaciones para smartphones. Toda la información en: www.centralparknyc.org

www.metmuseum.org /  www.moma.org.

Un alojamiento a tu medida.

Los hoteles de Nueva York tienen fama de caros y malos, y esto no es ningún mito. Olvídate de la relación calidad precio que puedes conseguir en España y otros países europeos porque no tiene nada que ver. Por eso, merece la pena reservar a través de portales como Booking, que ofrecen tarifas especiales con descuentos que pueden llegar al 60 por ciento y, además, te permiten comparar cómodamente ubicaciones, características y precios.

Otra opción es aprovechar el hecho de que los neoyorquinos pagan rentas tan caras que es habitual que alquilen habitaciones o sus propios apartamentos enteros para estancias cortas cuando los tienen libres. Airbnb es el portal de referencia para ello, con propuestas desde 19 € por noche en Brooklyn. De esta forma vivirás también una experiencia más auténtica, puesto que es habitual que los propietarios se ofrezcan a trasladarte sus propias recomendaciones sobre el barrio y la ciudad en general y no es raro que surjan amistades para toda la vida.

Comer barato.

Una de las cosas en las que primero te fijas cuando llegas a Nueva York es que cuando vas a un restaurante nada tiene que ver el precio que está marcado en la carta y el precio que acabas pagando. Al precio marcado deberemos añadirle un 8,875% en tasas y al resultado final deberemos añadirle entre un 10 y un 20% de propina y, ojo, con no dejarlo porque algunos camareros son capaces de sacarnos los colores si no les hemos dejado la propina que ellos creen meritoria. Incluso en los pagos con tarjeta hay un espacio reservado para la propina y ésta incluso se puede pagar con tarjeta de crédito.

En algunos restaurantes italianos de Little Italy incluso se atreven a sumar un 17% de propina sin previo aviso. También hay otros restaurantes que cobran un extra por el servicio de mesa exterior. En cuanto salgas de los lugares más turísticos y concurridos, verás que hay un montón de pequeños locales que ofrecen una porción de pizza por un dólar. También puede resultarte interesante hacer tuyo aquello de “donde fueres, haz lo que vieres”. Es decir, aprovecha si hace buen tiempo para improvisar un picnic en un parque (en la mayoría hay mesas, sillas y wifi) comprando unos sándwiches o algo de sushi en cualquier tienda delicatesen.

Libros de segunda mano.

Si te apasionan los libros, no te pierdas The Strand, en el 828 de Broadway, al lado de Union Square, una librería mítica con más de ochenta años de historia que te dejará con la boca abierta. Todos los libros del mundo parecen estar repartidos entre sus estanterías: nuevos o de segunda mano (a partir de tan sólo 1 dólar); muchos en inglés, pero también en otros muchos idiomas y, por supuesto, en español. La sección dedicada a Nueva York es particularmente interesante.

www.strandbooks.com

Jueves de inauguración.

Todos los jueves, en el área de Chelsea, las galerías de arte abren sus puertas de par en par con inauguraciones de exposiciones y presentaciones. Basta darse una vuelta por allí para ver algo de arte, alucinar con los estilismos de los locales y, con un poco de suerte, picar algo en un cóctel por cero euros. Si te convence este plan, no te pierdas el High Line Park, el parque más asombroso de la ciudad, ya que se trata de un impresionante proyecto urbanístico que ocupa una antigua vía de tren abandonada. www.thehighline.org

Domingo de góspel y después brunch.

Otro plan perfecto para un domingo por la mañana es desplazarte a Harlem para asistir a una misa gospel (música religiosa propia de las comunidades afronorteamericanas). En el que antaño fue uno de los distritos más peligrosos de la ciudad, hay muchas iglesias que permiten la entrada a los forasteros. Si te gusta improvisar, lo más divertido es preguntar por allí alguna recomendación, pero si quieres ir sobre seguro, la iglesia Abyssinian Baptist Church. 132 Odell Clark Place (comunmente la 138th Street) cerca de la 7th Avenue es un lugar muy apropiado. La misa empieza a las 11 h. Después, lo ideal es sumarse a la costumbre de tomar el brunch, ese desayuno tardío o almuerzo tempranero que te pone las pilas para todo el día. (entre 20 y 50 US$ aprox.) www.abyssinian.org

CÓMO LLEGAR

Turkish Ailines www.turkishairlines.com tiene una flota de 337 aviones y vuela a 300 destinos en todo el mundo. Conecta cada día Nueva York con Madrid, Barcelona, Bilbao, Valencia y Málaga haciendo escala en Estambul. En temporada baja es posible volar a partir de 400 euros.

Comparte este artículo

+LIVING

TODO LO QUE NECESITAS SABER SOBRE ESTILO DE VIDA DIRECTO A TU MAIL

+ARTÍCULOS