Reinventar la fotografía en tiempos de pandemia

El reconocido fotógrafo y embajador Canson Infinity® Diego Ortiz nos cuenta acerca de su experiencia.

El arte es uno de los sectores más golpeados desde que el confinamiento se impuso como medida para hacer frente a la pandemia de Covid-19. Buscar nuevos canales para poder seguir llegando al público, a pesar de la distancia, ha sido todo un desafío que la tecnología ha apuntalado. Ejemplo de esta reinvención en el mundo de la fotografía es el trabajo que viene realizando el reconocido fotógrafo argentino y embajador Canson Infinity® Diego Ortiz Mugica quien, junto a su equipo de trabajo, ha logrado llevar el arte a cada rincón, no solo de su país sino al resto del mundo.

Catalogado como Local Hero de América Latina por la compañía Manfrotto, con sede en Italia, Diego Ortiz Mugica ha sido merecedor de premios como Lorenzo el Magnífico en La Biennale Internazionale d’Arte Contemporanea, en Florencia, Italia. Varias de sus imágenes pertenecen a la prestigiosa colleción Smith, exhibidas en la muestra Grandes Maestros del Siglo XX. Igualmente, Diego fue el primer fotógrafo en ser aceptado por el Museo Nacional de Arte Decorativo de Buenos Aires y su trabajo recorre el mundo en reconocidos museos e instituciones culturales en ciudades como Nueva York, Washington, Palma de Mallorca y Frankfurt.

Diego Ortiz realizó estudios especializados en Fine Art Print en California, Estados Unidos. Hace 15 años crea su propia escuela de fotografía focalizada en el Fine Art Print en blanco y negro. «La fotografía es el papel» asegura Diego, mientras explica el largo camino recorrido a comienzos de la era digital en esa ardua búsqueda por acercar el negro profundo de la fotografÍa digital al que ofrece la fotografía análoga. «Finalmente llega la gama de papel Canson Infinity® que además de brindarme esa profundidad, garantiza una mayor calidad y longevidad de mis obras».

«Yo consumo mucho papel al igual que mis alumnos. Soy un fanático del papel de algodón Platine Fibre Rag de Canson Infinity®. Hoy en día puedo colocar una foto impresa en papel Canson Infinity® y una análoga, mezclar las tecnologías y se ven exactamente iguales. Esto es muy positivo para mi porque digitalmente hoy podemos lograr muchas cosas desde lo artístico y lo creativo que antes eran impensables».

Arte en blanco y negro

Diego se define como «foto maníaco» y asegura que la fotografía es una manera de reconectarse consigo mismo. Sus obras en blanco y negro definen su larga trayectoria como artista y docente. «La fotografía en blanco y negro es como la radio y la televisión: en la televisión está todo ahí y eso es la fotografía a color. En la radio, el que escucha es quien pone la cara al que habla. Es lo que pasa cuando alguien se coloca frente a una fotografía en blanco y negro, la completa quien la observa».

 

Exposición Virtual «ONCE en blanco y negro y gris» una ventana al arte en época de confinamiento.

El 12 de septiembre se inauguró en vivo y vía Zoom la exposición ONCE, que reúne más de 140 obras de 11 autores diferentes expuestas en una sala virtual 3D. Totalmente gratuito, sin necesidad de loguearse ni descargar algún programa, ONCE: en blanco y negro y gris, ofrece al espectador un agradable escape desde casa para disfrutar de numerosas obras de arte de distintos autores en forma de paseo virtual, acompañados de una música suave para una mayor apreciación. 

«Quisimos buscar lo más cercano a la experiencia de alguien que nos visita personalmente. El poner música, una iluminación especial acorde con cada obra, enmarcar cada una de ellas, reproducir un video del autor cuando te posiciones frente a su trabajo… fue todo un reto para nosotros y hemos tenido mucho éxito». Afirma María Ortiz, curador de fotografía e hija de Diego, quien contabiliza hasta ahora más de 15.000 visitas a esta exposición. «Además, la ventaja de hacerlo en una plataforma virtual es que no tienes limitantes físicas, las oportunidades son infinitas…»

«La fotografía es un papel»

Esta nueva ventana que se abre gracias a la tecnología depende cada vez más de la calidad de los materiales utilizados para llenar el vacío que crea la ausencia de relación interpersonal entre el espectador y el artista. «Hace 15 años que solo hablo de papel e impresión. La venta de obras por la vía digital dificulta que el comprador pueda evaluar el estado del producto que recibe. Mi seriedad y mi credibilidad como artista tiene que ver con la calidad y durabilidad de ese papel que vendo. Esto es algo que aprendí en Estados Unidos y Europa», dice Diego. 

Una credibilidad que se refleja no solamente en obras vendidas sino en la reciprocidad de la comunidad de alumnos y seguidores en sus Clases Magistrales gratuitas online, así como en proyectos solidarios virtuales como el proyecto «La Subasta». Este último, surge con el propósito de construir casas dignas destinadas a la comunidad Wichi Siwel Yis, en el norte de Argentina. Por cada obra vendida, el autor donará el 30% para la compra de cemento y la maquinaria necesaria para fabricar ladrillos ecológicos destinados a la construcción de viviendas.  

www.ortizmugica.com

Comparte este artículo

+LIVING

TODO LO QUE NECESITAS SABER SOBRE ESTILO DE VIDA DIRECTO A TU MAIL

+ARTÍCULOS