Entrevista al diseñador Roberto Verino

Roberto Verino, gallego de nacimiento (nació en Verín, Ourense), lanzó su firma prêt-à-porter en 1982. Y desde que pisase por primera vez la por entonces “Pasarela Cibeles” en 1984 ha tenido un lugar destacado en la moda española. Es miembro fundador de la Asociación de Creadores de Moda España (ACME) junto con otros grandes diseñadores de la moda española como Jesús del Pozo, Antonio Pernas, Ángel Schlesser, Elio Berhanyer y Modesto Lomba. 

Consiguió en 1997 el certificado de calidad AENOR, convirtiéndose en la primera empresa española en conseguirlo. Y también ha sido condecorado con numerosos premios por su aportación al mundo de la moda como la medalla de oro al Mérito de las Bellas Artes, la Aguja de Oro o tres premios T de Telva. 

¿Siempre tuvo una vocación por el diseño o fue algo que surgió tras estudiar Bellas Artes en París? Siempre he sentido una atracción especial por la belleza en general, sobre todo sobre las formas sencillas y el equilibrio. Fue en Paris que entré a trabajar para una casa de moda donde aprendí el oficio. Algo que se inició como una forma de pagar las facturas se convirtió en una profesión.

Cuando volvió de París, y fundó su marca Roberto Verino decidió afincarse en su pueblo natal ¿por qué esta decisión? Cuando decidí montar Roberto Verino, la empresa francesa para la que trabajaba me ofreció abrirla en Paris, pero yo sabía que tenía que ser en Verín. El motivo era muy claro, evitar que la gente de mi pueblo, sobre todo las mujeres, tuviesen que marcharse fuera. El reto era muy alto porque no había tradición ni oficio de moda en la zona, pero de eso se trataba concretamente, de formar a la gente para que tuviesen un futuro. Hoy vemos como muchos jóvenes deciden montar negocios en zonas rurales, pero en mi época era una locura que nadie entendía menos yo. Por eso cuando hablamos de sostenibilidad para nosotros tiene que ver con dos cosas, por un lado, la durabilidad de las prendas y por otro la parte social. Hay que preservar y ayudar a evolucionar los oficios de moda para evitar el éxodo y la España vaciada. 

¿Tiene algún diseñador al que admire o en el que se inspire? Todos los que empiezan con ganas de cambiar las cosas como hice yo en su día. Actualmente hay muchos jóvenes que quieren una moda diferente y están trabajando para ello. 

¿Cómo es su día a día en el trabajo? Sencillo… pero creativamente muy intenso. Desde hace ya unos años me he centrado 100% en la dirección creativa, dejando más responsabilidad en la dirección del negocio a dos personas de mi total confianza, Dora Casal, como Directora Ejecutiva y Cristina Mariño como Directora de Marca.

Su última colección se llama “Esencialismo, Luces de una Nueva Era”, ¿qué le ha inspirado este concepto parecido al de una nueva “Ilustración”? Siento que vivimos una nueva ilustración, un nuevo momento histórico en el que, después del exceso en lo material, nos vamos a centrar en la esencia de las cosas, en lo que importa verdaderamente. 

“Cuando hablamos de sostenibilidad para nosotros tiene que ver con dos cosas, por un lado, la durabilidad de las prendas y por otro la parte social”

¿Qué tienen en común todas sus creaciones? La sencillez intencionada.

¿Todos los procesos de creación de las prendas: diseño, patronaje, confección, acabados… se realizan en España o hay algunos procesos que se realizan fuera? Toda la parte de diseño, creación y patronaje se hacen en casa, y la mayoría de la confección en cercanía menos una parte que se va a terceros países y que estamos recuperando poco a poco. 

¿Cómo afectó a su marca el parón sufrido por el Covid-19? Como a todas las empresas del sector de la moda, de dos formas diferentes. En lo económico muy negativo y en lo creativo muy positivo. Hemos tenido que buscar nuevas formas y emprender de nuevo. 

¿Cuál cree que será el futuro del sector? Más calidad y menos cantidad.

El sector de la moda siempre se adapta a lo que viene, ¿Qué le parece la nueva forma de presentar las colecciones con desfiles y fashion films? Todo lo que tenga que ver con la fusión de lo digital y lo físico o analógico me parece genial. Creo que no podemos perder esa parte tan táctil de lo moda, ni las relaciones humanas, como tampoco podemos cerrarnos a lo digital.

El concepto de su nueva colección de “armarios emocionales” y sostenibles que puedan pasar de madres a hijas me parece una idea preciosa… ¿Qué se siente al crear prendas que pasen a formar parte de la vida y los recuerdos de sus clientes? Algo que va mucho más allá del éxito profesional. Lo que siento es que hemos hecho algo para formar parte de la vida de los demás de formar significativa, y eso tendría que ser la moda mucho más allá de un símbolo de estatus. 

¿Qué le inspira a la hora de crear una nueva colección? Las pequeñas cosas, los recuerdos, la tierra y la reflexión sobre lo que pasa en el mundo. 

¿Cómo son las mujeres y hombres Roberto Verino? Inteligentes, porque saben diferenciar la calidad; sencillos en sus formas y cercanos en el trato. Me interesa todo lo humano. 

Además de su tienda online, y tiendas físicas en España, Portugal y México, ¿tiene prevista una expansión internacional a otras zonas? Seguimos con nuestra expansión internacional que se ha parado por el covid pero retomaremos cuando lo permita la pandemia y la economía. 

En el año 2016 se sumó al movimiento internacional See Now Buy Now, que se traduce literalmente como “lo ves ahora, lo compras ahora”, siendo el primer diseñador español en hacerlo, ¿por qué decidió pasarse a esta forma de crear sus colecciones? Porque dejó de tener sentido crear algo para dentro de 6 meses en una sociedad que cambia constantemente y porque quería estar mucho más cerca del público final. Fue una apuesta difícil pero el tiempo nos ha dado la razón. 

Todos hablan de la artesanía y a mi me gusta hablar de la artesanía contemporánea que también incluye tecnología y digital para evolucionar”

En su colección pasada de Otoño/Invierno 2020 hizo una colaboración con la escuela de moda “la Tecnocreativa” reivindicando la necesidad de una moda que proteja los oficios y les ayude a entrar en el Siglo XXI. ¿Cree que estos oficios más artesanales están destinado a desaparecer sino los ponemos en valor pronto?  Creo que hay que ponerlos en valor y ayudarlos a evolucionar. Todos hablan de la artesanía y a mi me gusta hablar de la artesanía contemporánea que también incluye tecnología y digital para evolucionar. No podemos preservarlos como en un museo, hay que ayudarles para que evolucionen y se conviertan en relevantes hoy. 

Precisamente en esta colección Otoño/Invierno 2020 presentó una performance que alternaba un desfile con la presentación de un documental en el que se reunían patronistas tradicionales de su firma, Roberto Verino y patronistas digitales de “la Tecnocreativa” digitalizando la colección en 3D. ¿Cómo fue la experiencia? Muy positiva. Pudimos trabajar durante unos días conjuntamente para aprender unos de los otros y hacer que los estudiantes de patronaje digital entendiesen el oficio desde lo manual y recogiesen el conocimiento ancestral del oficio más importante de la moda. 

Leí en una entrevista suya que tenía idealizada a la mujer francesa, pero que la española le da cien vueltas, ¿cómo es eso? Porque la mujer española es de verdad, auténtica y muy fuerte. Para mi es el motor de esta sociedad. 

¿Te ha gustado este artículo?
Compártelo:

+DECO

TODO LO QUE NECESITAS SABER SOBRE ESTILO DE VIDA DIRECTO A TU MAIL

+ARTÍCULOS