¡Siempre guapa, a pesar de todo!

Estamos todos confinados en casa por el coronavirus. Eso nos crea todo tipo de sentimientos mitigados y comportamientos extraños: ansiedad, agresividad, tristeza, limpieza compulsiva, ataques de pánico, gula, pereza, etc… 

¿Por qué no aprovechar el tiempo en nuestro hogar para hacer una cura de belleza?

Movernos haciendo ejercicios con alguna aplicación, pasear el perro, hacer bici estática, cocinar sano (la dieta mediterránea sin fritos ni comida basura y ¡sin azúcar por supuesto!) y mimarnos siguiendo el método Clarins. Crear tu propio Spa Clarins en casa. Porque la belleza es muy sana, sube la moral y te hace sentirte segura. Ponerse guapa es una terapia.

Cada día después de la ducha nos hidrataremos la piel y nos maquillaremos como si fuéramos a salir a trabajar, pero con más atención, disfrutando de la sensorialidad que los tratamientos Clarins nos ofrecen. Vamos a ponernos pendientes y colgantes. El reloj y los anillos sobran porque nos tenemos que lavar las manos a menudo.  

1 o 2 veces a la semana vamos a preparar nuestro cuarto de baño como si fuera nuestro santuario, un lugar para la paz interior… Primero ventilamos bien la zona, encendemos velas y ponemos una música relajante, a nuestro gusto… los sonidos de la naturaleza también son benéficos para el espíritu.

Primero una ducha con Bain aux Plantes “Tonic”. Durante esta ducha vamos a exfoliar la piel de nuestro cuerpo con Gommage Tonic Corps para quitar las células muertas y las toxinas. Nos permitirá obtener una piel suave como la de un bebé y nos prepara para el baño fitoaromaterapéutico.  

Si tenemos bañera, nos preparamos un baño de burbujas con Bain aux Plantes “Tonic”. El agua debe ser tibia (recordar que el baño demasiado caliente es el primer enemigo de la firmeza de la piel). Después de 10 minutos en la bañera escuchando música y disfrutando de la suave luz de las velas, salimos del baño y aplicamos sobre la piel mojada Huile “Relax” o sobre la piel seca Eau Ressourçante Crème Corps Velouté de Clarins en todo el cuerpo.

Pasamos a la rutina de rostro. Exfoliamos la piel de nuestro rostro con Comfort Scrub y después aplicamos una de las mascarillas SOS de Clarins: Hydra, Confort o Pure durante 10 minutos. Nos aclaramos con agua y aplicamos el tónico de manzanilla, Lotion Tonique Camomille. A continuación, nos aplicamos un contorno de ojos y la crema de noche.

Nos ponemos ropa cómoda y disfrutamos de una buena película antes de dormir como una princesa. ¡Eso sí que es vida!

Como decía un antiguo lema de Clarins, que me encantaba: “¡Es cierto, con Clarins la vida es más bella!”.    

Os deseo a todos mucho ánimo, de todo corazón,

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies