Taberna Puerto Lagasca, el encantador restaurante del Barrio de Salamanca donde comer bien a precios razonables

Su artífice, el canario Pepe Caldas, nos conquista con una sensacional propuesta que invita a volver.

Ana S. Diéguez @intense_comunicacion
taberna-los-gallos-planta- superior

A pesar de que Pepe Caldas es casi mundialmente conocido principalmente por Taberna Los Gallos, el otro restaurante que tiene con su socio, el encantador Carlos Arias, en esta ocasión nos acercamos a su entrañable Taberna Puerto Lagasca. Un coqueto restaurante en el corazón del Barrio de Salamanca donde como dice Pepe «todo está rico». 

Su apetecible carta con opciones para todos los gustos e incluso con una amplia variedad de platos aptos para el público celiaco, hace que sintamos debilidad por este lugar. Nada más cruzar el umbral de Taberna Puerto Lagasca, su estética de corte marinero nos embriaga trasladándonos a esos maravillosos pueblecitos de pescadores donde se come tan bien.

Taberna Puerto Lagasca fue la primera aventura gastronómica de Caldas.

El sueño de montar su propio restaurante al fin hecho realidad. Un valiente o tal vez un visionario, que en plena crisis de 2008 decidió lanzarse de lleno con este proyecto, teniendo muy claro que al barrio de Salamanca le faltaba un restaurante donde comer bien a buen precio.

Dicho y hecho. Con la ayuda de su gran amigo Ramón del restaurante Nájera, Pepe perfiló el restaurante al que a él le gustaría ir. Sencillo, acogedor y con una apetecible carta repleta de platos que elaboran siempre con las mejores materias primas y grandes dosis de cariño.

Al frente de los fogones de Taberna Puerto Lagasca, el increíble Paco Carrascosa Arévalo, nos sorprende con una espectacular propuesta que elabora con mimo logrando conquistar a los paladares más exigentes. Una carta amplia, variada, y dinámica en la que Paco incorpora constantemente novedades que hacen que cada visita sea única e inolvidable. Un gran repostero que siempre nos sorprende con maravillosos dulces que son la perdición de los paladares más golosos y, sin duda, la mejor forma de terminar nuestra visita.

En esta ocasión, comenzamos con un sensacional ajoblanco con mojama. Un plato fresco y sabroso, que resulta ideal para los calurosos días de verano. Continuamos con un formidable patê en croûte y un sublime foie escabechado con verduritas que resultan ideales para compartir.

No podían faltar uno de nuestros imprescindibles de Taberna Puerto Lagasca, los langostinos salteados en tandoori con guacamole y espuma de mango. Una elaboración original, exótica y deliciosa, que nos tiene completamente enganchados al igual que sus fabulosas alcachofas confitadas con jamón. Dos bocados seductores que son placer en estado puro.

Los tacos de costilla laqueada y toque de jalapeño llegaron a continuación para trasladarnos a México con cada mordisco, hasta que desembocamos en un seductor risotto de colmenillas que Paco borda. Con una textura perfecta y una temperatura ideal, no pudimos evitar rebañar hasta el último grano.

Haciendo verdaderos esfuerzos llegamos al dulce momento del postre con una espectacular tarta de milhojas recién hecha a la que no pudimos resistirnos. Absolutamente magnífica.

Taberna Puerto Lagasca, nunca falla. Un pequeño templo de la buena mesa en el exclusivo barrio de Salamanca donde comer francamente bien a precios más que razonables. ¿Qué más se puede pedir?

TABERNA PUERTO LAGASCA

Dirección: Calle Lagasca, 81
Teléfono: 91 576 41 11
Web: https://puertolagasca.com/

Precio Medio: 30€

¿Te ha gustado este artículo?
Compártelo:

+LIVING

TODO LO QUE NECESITAS SABER SOBRE ESTILO DE VIDA DIRECTO A TU MAIL

+ARTÍCULOS