Un ático de altura, reforma realizada por el Estudio Maroto e Ibáñez Arquitectos

Y solo ha tenido el mantenimiento necesario de pintura y acuchillado de suelo. Se puede apreciar que es totalmente atemporal.

Fotógrafo David Maroto
taberna-los-gallos-planta- superior

Para este proyecto de reforma de una vivienda de finales del s.XIX, el estudio Maroto e Ibáñez arquitectos toma como eje director las emociones. Se trata de una vivienda de 195 m² en la planta ático de un edificio histórico junto a Gran Vía. 

taberna-los-gallos-planta- superior

En este ático de la calle Valverde, los arquitectos, gracias a su dilatada experiencia en la reforma de interiores por toda Europa, generan un apartamento lleno de espacios continuos donde la luz entra por todos los rincones. 

Se crean espacios a doble altura, con altillos a los que se accede por escaleras con un marcado carácter escultórico. Compuestas por peldaños contrapeados, además de ocupar menos superficie en planta, suponen un elemento arquitectónico singular. 

“La vivienda incorpora las zonas bajo cubierta para ampliar el espacio y permitir la entrada de luz cenital a través de grandes lucernarios”

Especialmente la escalera en voladizo del estudio, de chapa de acero plegada que garantiza la visión a través de ella. La distribución interior se configura como una sucesión de espacios continuos, abiertos, que se articulan mediante piezas cromáticamente diferentes, liberando el perímetro blanco de la vivienda. Un volumen cilíndrico gris claro, aloja el aseo, la escalera al dormitorio de invitados, armarios y zonas de almacén y divide la zona pública de la privada. 

El dormitorio principal, a modo de cubículo integrado en el espacio general, se independiza mediante dos puertas ocultas, una pivotante incorporada en el cilindro y otra corredera. 

En la zona del baño-vestidor, otro cilindro gris antracita oculta una ducha-bañera bajo un gran lucernario. Los materiales elegidos son neutros reforzando la idea de espacio continuo: paramentos de pladur y tableros DM, blanco para el perímetro y gris para las piezas centrales, tarima de pino melis recuperado y mármol Macael apomazado. Dobles alturas con lucernarios, estudios volados, formas orgánicas, la vegetación totalmente integrada y la elección de los materiales, junto con el predominante color blanco, hacen de esta vivienda un auténtico refugio contemporáneo en pleno centro urbano.

“Los materiales elegidos son neutros reforzando la idea de espacio continuo”

Esta vivienda es una de las protagonistas de OpenHouse Madrid ofreciendo la posibilidad de visitarla, con las explicaciones de los arquitectos encargados de la reforma y contribuyendo a la labor de divulgación de arquitectura que hace el festival. Open House es un festival de arquitectura y ciudad que tiene lugar un fin de semana al año en más de 40 ciudades de todo el mundo. En Madrid se celebra desde 2015. Cada año, la arquitectura se convierte en la protagonista de la escena urbana madrileña el último fin de semana de septiembre, demostrando que la cultura arquitectónica es esencial. 

meiarquitectos.com

¿Te ha gustado este artículo?
Compártelo:

+DECO

TODO LO QUE NECESITAS SABER SOBRE ESTILO DE VIDA DIRECTO A TU MAIL

+ARTÍCULOS